Los blancos le endosan una manita al Leganés y Luka Jović anota su primer tanto

DIEGO NAVARRO (@diegolza)

Real Madrid, 5: Courtois (7); Carvajal (7), Ramos (8), Varane (6), Marcelo (6); Valverde (6), Casemiro (6), Kroos (8), Rodrygo (8); Benzema (9) y Hazard (7).

Leganés, 0: Soriano (6); Silva (4), Tarin (5), Omeruo (5); Bustinza (4); Rivera (4), Awaziem (5), Braithwaite (3), Oscar (4), Rodrigues (5), En-Neysri (4).

Goles: Rodrygo (min. 7), Kroos (min. 8), Ramos (min. 24, penal), Benzema (min. 69, penal), Jović (min. 92).

Tras un sólido encuentro en la victoria ante el Galatasaray por la Champions League, los merengues continuaron su línea ascendente ante el Leganés en La Liga. El Real Madrid, como Luka Jović, se reconcilió con el gol con un contundente 5-0 que le mantiene como escolta del campeonato, a un punto del Barcelona.

Ante un indefenso Leganés, anclado en el último puesto de la clasificación, los de Zidane abrieron la lata al amanecer del partido mediante Rodrygo, quien parece haberle ganado la partida a su compatriota Vinicius. Y al minuto, Toni Kroos anotó el segundo, confirmando su buen momento tras haber dado el triunfo en Estambul una semana antes.

Liderado por Benzema – el jugador más destacado en lo que va de temporada – el Madrid ya goleaba apenas pasado los veinte minutos de juego. Un penal convertido por Sergio Ramos dejaba el luminoso en 3-0 al cabo del primer tiempo reglamentario.

Al regreso de los vestuarios, el dominio blanco no desfalleció. Sin embargo, los goles solo llegaron con el ingreso de Luka Modrić por un agotado Kroos. La entrada del croata dinamitó el encuentro y Benzema, como siempre, fue el gran protagonista.

El delantero galo remató al poste, minutos antes de marcar el cuarto desde los once pasos. Inmediatamente después, Zidane decidió darle descanso, sustituyéndolo por Jović ante la ovación atronadora del Bernabéu al dejar el campo tras un gol y dos asistencias. Zidane también dio descanso a Federico Valverde, sacándolo por un Isco que, como ha sido usual en este curso, se vio poco en un partido ya resuelto.

La guinda del pastel llegó en el ocaso del partido ante un Leganés de capa caída. En su décimo partido con la camiseta blanca, Jović abrió (por fin) su cuenta goleadora para culminar la goleada y darles a los aficionados ese gol que tanto habían esperado.

Manita, portería a cero y pitido final en una demostración de fútbol que los aficionados merengues esperan se convierta en recurrente para hacer olvidar a Keylor y CR7.

Foto de Michael Rivero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *